Series estadounidenses, ¿fenómeno pasajero?

21 05 2007

 

 

Las series de origen estadounidense atraviesan por su edad de oro, con unos más que aceptables índices de audiencia en la actualidad (rondando en ocasiones o superando los 20 millones de telespectadores en el muy atomizado mercado televisivo de EEUU).

 

En España, ha ocurrido algo similar, ya que las series estadounidenses ocupan ya el 80% de la ficción televisiva emitida. Cadenas como Cuatro y la Sexta encabezan la oferta de títulos extranjeros, los más rentables para aumentar audiencias. Fernando Jerez, director de antena del canal Cuatro, recuerda que ésta es una televisión jóven y que en sus comienzos tuvo que dirigir su estrategia de programación estelar a la ficción estadounidense, más barata y de más rápida adquisición. Ahora, esta táctica ha pasado de ser una necesidad a convertirse en una opción, al igual que ha ocurrido con la Sexta, que confían ciegamente en su rentabilidad para elevar las audiencias.

 

No quieren arriesgarse, ya que actualmente les va muy bien gracias a la emisión de este tipo de ficción, pero llegará un momento que como todo, será un fenómeno pasajero, la gente se cansará y necesitará nuevos formatos, ya que con la masiva presencia que están teniendo en las cadenas españolas, es muy posible que ésto sea lo que pase, al igual que ha ocurrido con el formato reality show en nuestro país, el cual comenzó con unas altas audiencias y actualmente va en descenso, dónde sólo unos pocos de todos los que se emitieron, siguen en antena. De todos modos, animadas por el éxito de de este género, no han escatimado en gastos y han competido entre sí para hacerse con los derechos de algunos de los mejores títulos del mercado. Este fenómeno, tenderá a equilibrase sólo cuando las nuevas cadenas apuesten poco a poco por el producto español.

 

La diferencia con las series españolas es tan abrumadora que, de los 34 títulos que se emiten en la actualidad, 27 son estadounidenses. Además, ocupan 1.080 minutos en las programaciones semanales, por tan sólo 280 de las series españolas. Existen dos razones fundamentales para entender este fenómeno: la excelente acogida que han tenido algunas de ellas como CSI, House o Anatomía de Grey; y la rentabilidad que genera a las cadenas un producto barato e inmediato, ya que lo compras, lo emites y no necesita producción, y si aparte de todo ésto, da unos altos índices de audiencia, es el producto perfecto, y las cadenas de televisión se han dado cuenta. Además, no dudan en estirar las series más exitosas con reposiciones, segundas y terceras tramas, etc.

 

En el lado opuesto se encuentran las series españolas. Se emiten pocas, pero son productivas (entre las estrenadas desde 2005, sólo Los Hombres de Paco, sigue en antena). No es que se encuentren en crisis, ni falten ideas. Los problemas son otros. Alfredo Ereño, director de márketing y ventas de BocaBoca Producciones, considera que este fenómeno atiende a la reciente aparición de dos nuevas cadenas que han tenido que rellenar sus parrillas con series estadounidenses. Hay que reconocer que las series españolas implican más desarrollo y coste, y que, a diferencia de las estadounidenses, también se identifican más con el público español cuando logran consolidarse, ya que ¿Quién no tiene en mente Farmacia de Guardia, Médico de Familia, Los Serrano o Al salir de clase? Son series, cuyo formato ha sido más que usado en televisión, y lo que se debería empezar a plantear es la apuesta por nuevos formatos, que es lo que hace falta en la serie española, ya que estamos cansados de enredos de familia e historias de policías.

 

Aunque, hoy por hoy, no se apuesta por algo que sea totalmente nuevo dada la competividad en el mercado televisivo, sin embargo, también es cierto que es muy difícil que las cadenas apuesten por un formato totalmente nuevo, por lo que es indispensable que esté avalado o haya sido emitido por otras cadenas u otros países, a la hora de importar formatos. Sólo nos queda esperar a que algún día, las productoras tengan la motivación y las ganas para llevar a cabo una apuesta arriesgada y las cadenas la tengan para emitirlo.

 

Beatriz Díaz Caba

 

 





¿Plagio en Prison Break?

5 04 2007

Una de las series de moda que emite la Fox y la Sexta, Prison Break ha sido acusada de plagio por dos hermanos; Robert y Donald Hughes, que han decidido demandar al estudio 20th Century Fox y a su creador Paul Scheuring, alegando que la serie está basada en la historia de sus vidas. Al parecer, según cuentan los demandantes, en la década de los 60 vivieron una historia similar a la que se cuenta en la serie. Robert Hughes, tenía 16 años cuando, su madre, que sufría de alucinaciones paranoicas, denunció a la policía que su hijo menor le había amenazado con un picador de hielo durante una pelea familiar. Él, entonces, fue sentenciado a cumplir pena en una institución para menores hasta los 21 años. Donald, con 20 en aquella época, planeó la fuga de su hermano y consiguió rescatarlo dos meses después. Los cuatro años siguientes, ambos vivieron como fugitivos, hasta ser liberados de su persecución en 1968, después de que un periódico de Kansas publicó un reportaje sobre el caso.

Aseguran que, en el año 2001, sus agentes enviaron un manuscrito a la Fox, basado en sus experiencias en la cárcel y su consiguiente escape de prisión, pero la idea fue rechazada, sin mostrarse el más mínimo interés por los hechos. Unos años más tarde, la Fox empezó a emitir la serie, en la que los hermanos Hughes han detectado más de 30 lugares, nombres o acontecimientos que coinciden con su historia real, por ello reclaman daños y prejuicios a la productora, así como una parte de los beneficios de la producción. Se trata de ¿un caso de plagio real o simple oportunismo? Sea lo que sea, Robert y Donald Hughes reclaman una compensación económica; ya que como ponderó Robert; “Si nosotros intentáramos vender aquel manuscrito ahora a cualquier estudio de cine o cadena de televisión, pensarían que estamos copiando Prison Break”. Por ello, si la balanza de la Justicia se inclina a su favor, la Fox y Paul Scheuring, tendrán que rascarse el bolsillo por vulneración de copyright. En cualquier caso, aún no se han posicionado sobre el caso, alegando que es norma de la empresa no comentar procesos en marcha.

Parece que el éxito de una serie de TV en EEUU va acompañado de un inevitable número de demandas judiciales, ya sean por plagio o de otro tipo, y es que Prison Break no es la única serie que ha sido acusada, otras series de igual fama, como Lost o más actualmente Heroes, también han sufrido las consecuencias de su gran audiencia y popularidad, y es que mucha gente aprovecha estas ocasiones para intentar sacar beneficios, con sólo el hecho de haber pasado por algo parecido o similar, y así intentar favorecerse. No se sabrá a ciencia cierta, si este es un caso de plagio o simple oportunismo, pero sí es cierto que no hay mucha prevención por parte de las personas, que sin mucha experiencia y poca precaución, mandan sus guiones con el fín de abrise camino en este medio, sin tener en cuenta su registro, por ello, a fin de cuentas, si se decide llevar a cabo el proyecto sin tener en cuenta a sus guionistas, en este caso Prison Break, no será mucho el dinero que pierda la Fox ante la demanda, pues con su gran éxito habrán recaudado mucho más de lo que podrían perder.

Al fin y al cabo, los hermanos Hughes aún no ganando el pleito, ganarán en controversia, pudiendo sacar buena tajada de ello a través de los medios de comunicación, acusando, como es en el caso de Prison break, de la “clásica historia del rico timando al pobre”, frase declarada por Donald en una entrevista concedida a la agencia Associated Press.

Beatriz Díaz Caba