Medicina con sex-appeal

21 04 2007

house1.jpg

Cuatro decidió apostar por las series de Estados Unidos que actualmente son las más vistas por el público español.

Entre ellas se ha observado bastante variedad: Heroes y Perdidos llamando la atención por su ficción, Prison Break de gran acción e intriga…etc. Pero Anatomía de Grey y House, son dos series que desde luego han dejado huella entre los telespectadores.

Estas producciones tienen un elemento clave en común, los hospitales. Anatomía de Grey ha sido calificada como una mezcla entre Urgencias y Sexo en Nueva York, puesto que en ella los casos amorosos y los médicos están perfectamente compaginados. House sin embargo destaca favorablemente por su original aproximación a los casos y la peculiar interpretación del actor Hugh Laurie, totalmente distinto de los protagonistas de otras series de este tipo.

Tanto es así, que nos preguntamos si realmente la audiencia tiene una curiosa inclinación por la medicina. ¿Cuál es el éxito de las series de médicos?¿Tiene la medicina televisiva sex-appeal?

Es el debate que exponemos esta semana tras haber seguido la pelea entre House y Anatomía de Grey en Cuatro, ya que al ver los records batidos en cadenas distintas en Estados Unidos, ha llevado a cabo una iniciativa curiosa para comprobar hasta que punto han llegado a ponerse de moda. La audiencia participa y se aumenta aun más el interés por las mismas.

Tal vez el público se sienta atraido por una medicina sin miedo ni complejos, puesto que el doctor House cuenta con la ventaja de romper con lo tradicional siendo antipático y exigente, y trata con indiferencia y firmeza las enfermedades más raras e infecciosas. No se inmuta cuando encuentra casos de lo más peculiares, y muestra gran seguridad en sus diagnósticos (que siempre son ciertos). Esto debe haber conseguido que los telespectadores sientan un morbo continuado por descifrar estos problemas, y me atrevo a decir que una mínima esperanza en la medicina que probablemente no se reconozca, ya que no olvidemos que hablamos de una serie de televisión, que no es real.

Por otra parte, los médicos televisivos de Anatomía de Grey dan consejos a sus pacientes sobre su salud y son incapaces de cuidar por si mismos de su bienestar. Los disgustos amorosos les llevan a beber hasta olvidar, pelearse, llorar, sentir. Al contrario que en House, que se hacen cosas increibles, en esta serie predominan los argumentos de toda la vida. Las interpretaciones se acercan mucho más a las que pueden llevar a cabo los residentes de un hospital. El telespectador puede llegar a sentirse identificado con tales comportamientos, a la vez que agusto por ver el otro lado de una profesión que no parece desprender un ápice de acercamiento.

001is8uz9hq6.jpg

En resumen, cada una de estas series aun teniendo ese gran elemento común que es la medicina, son tan diferentes que son capaces de competir y ambas conseguir un triunfo absoluto. En las últimas audiencias se muestran 2.083.000 espectadores en Anatomía de Grey y 2.970.000 en House, mínimas diferencias. La audiencia se decanta claramente por los casos médicos desde hace mucho tiempo, pero con estas dos grandes adquisiciones y su lucha por imponerse en las audiencias, están logrando una participación por parte de los telespectadores, que dificilmente se puede superar.

 

 

Anuncios